A 48 años de la nacionalización del cobre, el pueblo sigue inmerso en un mar de carencias, miserias y necesidades esenciales insatisfechas.

You may also like...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *